[Reseña] La Oscuridad Año Cero

oscuridad_año_cero_okBR

El reinicio del universo DC fue uno de los sucesos más importantes del pasado año en el mundo del cómic americano y DC ha aprovechado esa oportunidad para acercarnos al origen de muchos de los personajes que nos podemos encontrar en el Nuevo Universo DC con una nueva perspectiva más cercana a lo que encontramos en las nuevas series e intentando dejar de lado su origen clásico.

Uno de las grandes novedades en el Nuevo Universo DC ha sido la recuperación de personajes del mundo más sobrenatural que se habían dejado de lado o que hacían su vida en otros mundos como La cosa del pantano, Animal Man, Demon o el infame John Constantine que hacía su camino en la linea Vertigo. En este Año Cero de La Oscuridad nos podemos encontrar con un nuevo origen para estos personajes creado específicamente para la ocasión.

El cómic da comienzo con el nuevo Origen de John Constatine donde se nos cuenta el inicio de la relación entre él y Zatanna y el triángulo amoroso sostenido entre ellos dos y Nick Necro, maestro de Jonh y uno de los magos más poderosos del mundo. En los años que dura esta tormentosa relación a tres bandas John empieza a convertirse en lo que ahora conocemos mientras se enfrentan a varios de los engendros más peligrosos de la oscuridad y a la Llama Blanca. En mi opinión esta es una de las historias peor llevadas del libro pero sobre todo por la poca profundidad del personaje de John Constatine, uno de los más enigmáticos de DC, que tradicionalmente ha  ido más allá de lo que se esperaba de él sorprendiéndonos en la mayoría de las ocasiones.

Animal Man es otro de los personajes que ve su origen este Año Cero donde vemos como la continua guerra entre la vida y la podredumbre, el Rojo y el Verde acaba con su predecesor y los Tótems del Rojo se ven en la necesidad de buscar un sustituto provisional que mantenga el equilibrio en el mundo. Esta es quizás la historia más cómica entre las que nos encontraremos dentro de este La Oscuridad Año Cero y ciertamente el método utilizado por los Tótems del Rojo para despertar los poderes del nuevo Animal Man es como poco ridículo aunque no desentona del todo con la historia que nos quieren mostrar como avance para la serie regular de Animal Man con un superhéroe novato que da rienda suelta a su euforia antes de sentar la cabeza como si fuese conocedor de las desgracias a las que estaba a punto de enfrentarse.

Otro de los grandes olvidados de DC era Frankenstein, el personaje creado originalmente por Mary Shelley que fue adaptado al universo DC por Bob Kane y Edmond Hamilton, y en el reinicio del universo DC se le dio una nueva oportunidad al monstruoso personaje con Batman Agente de S.H.A.D.E. y en el recopilatorio que hoy reseñamos podemos conocer su origen creado por Matt Kindt y Alberto Ponticelli. En esta historia se reescribe brevemente el clásico de la literatura gótica y vemos cómo el “Monstruo” mantiene su cordura en contraste con la locura de Viktor Frankenstein, su creador, de modo que es reclutado por la organización secreta S.H.A.D.E. donde su cuerpo inmortal y su fuerza sobrehumana será clave para enfrentarse a los mayores peligros de la humanidad.

No podemos dejar de lado los grandes monstruos góticos de la literatura sin hablar de vampiros y DC también tiene a Andrew Bennet, protagonista de “Yo, Vampiro”, entre su plantel de personajes del Nuevo Universo DC y aquí podremos leer una breve historia en la que se nos cuenta el origen vampírico de Bennet y su encuentro con el vampiro original que lo llevó a esa vida de sed de sangre. Esta es una de las mejores historias del libro y además el dibujo de Andrea Sorrentino es sobresaliente en todos los aspectos dándole una fuerza y un aire romántico al relato verdaderamente impresionante.

Siguiendo en el terreno de los no muertos no podía faltar DeadMan en un brevísimo relato donde nos cuentan cómo pasó de trapecista a fantasma justiciero teniendo que hacerse cargo desde un principio de su propio asesino y sopesando si actuar en su propio beneficio o en beneficio del prójimo.

El demonio Etrigan ha sido desde siempre uno de los personajes más enigmáticos de DC y aquí se cuenta el origen de su rebelión contra  Lucifer, el regidor del infierno, cansado de sus continuas burlas y menosprecios. Paralelamente a los sucesos acontecidos en el inframundo nos cuentan la historia de Jason Blood en Camelot, un díscolo discípulo del mago Merlín con una bomba de relojería en su interior que le hace ser todo un peligro si no es capaz hacerse con su propio control. Estas dos historias a priori separadas tienen un nexo de unión, el Angel de la Luz y Merlin, padre e hijo llegan a un acuerdo para poder ayudarse mutuamente encadenando a Etrigan con Jason Blood de modo que las virtudes de uno y otro se complementen y se neutralicen sus defectos.  De este modo comienza la historia de Etrigan y Jason y por extensión la de los Demon Knights.

Como habéis podido observar, La Oscuridad Año Cero se compone de una gran cantidad de historias breves de una buena cantidad de personajes distintos y también creado por guionistas y dibujantes distintos, eso también provoca que todo el libro esté lleno de altibajos con historias de una calidad tremenda como puede ser la de Yo, Vampiro o la de Demon y otras más bien prescindibles como la de Deadman. Después nos encontramos con la historia protagonizada por John Constantine que si bien no es para nada mala, sí es cierto que no está a la altura del personaje al que pretende dar origen. A pesar de estos altibajos también es cierto que es un buen comienzo para todo aquel que quiera adentrarse en los rincones más oscuros del Nuevo Universo DC.

Sé el primero en comentar

Deja un comentario