[Reseña] Anohana

Desde hace unos meses pueden encontrarse en tiendas españolas los tres tomos que conforman la adaptación a manga de Anohana (Ano Hi Mita Hana no Namae wo Boku-tachi wa Mada Shiranai, あの日見た花の名前を僕達はまだ知らない). La obra original era un anime del que hubo una película a modo de resumen tras finalizarse la emisión en el canal Fuji TV.

La historia de Anohana nos muestra cómo un buen día a Jinta se le aparece el fantasma de Menma, una amiga de la infancia que murió en un fatídico accidente que separó al grupo, a esos niños que tenían un club llamado Cho Heiwa Busters. A lo largo de los tres tomos descubriremos qué ocurrió aquel día, cómo estaban de unidos, qué piensan actualmente y nos haremos a la idea de qué tipo de vida llevarán a partir del momento del desenlace. Es decir, que bien condensado, se nos contarán un montón de cosas sobre la vida y sentimientos de cada uno, sobre cómo de destrozada está cada una de sus almas, sobre el dolor que llevan dentro y que cada uno expresa a su manera, aunque todos traten de no exteriorizarlo en absoluto y prefieran guardárselo para sí.

Por qué aparece Menma en su forma fantasmal o cómo pueden ayudarla ahora sus amigos, qué es aquello que le quedó pendiente en vida que ata su espíritu al plano terrenal o cuál es la razón de que sólo Jinta la vea, son algunas de las incógnitas que se tratan en Anohana.

Se trata de un drama de los pies a la cabeza muy bien desarrollado en el que empatizaremos de manera rápida con los personajes, especialmente con los los protagonistas: Menma y Jinta, aunque eso no resta importancia a los demás integrantes del grupo tanto en el presente como con sus versiones infantiles de cuando todos jugaban en aquella base secreta a pesar de sus constantes rifirrafes, que los dotan de más humanidad y hacen que todo, junto con las escenas cómicas o acciones más diarias como pueden ser comer sopa, se conviertan en algo tremendamente tierno, azucarado, sin llegar a la diabetes, para dejarnos llorando, probablemente, con las últimas páginas.

El manga capta a la perfección lo fundamental de la serie, siendo una adaptación muy fiel aunque obviamente nos perdamos detalles al tener tan pocas páginas para mostrar todo lo que nos encontrábamos en el orginal. La ausencia de voces y música es insustituible, pero los trazos del dibujo y la selección de momentos escogida para avivarnos desde un versionado manga, son tan certeros que es como si hubieran tenido una dulce voz a su lado, susurrándoles cómo preparar el story-board y llevar a cabo este proyecto tan bonito, tan apto para todos los públicos, que debemos sentirnos afortunados por el hecho de que Ivrea mostrara su interés y llegara a licenciarlo, sacándolo además a muy buen ritmo y con una traducción a la altura.

Sobre Rosi Ortega 351 Artículos
Apasionada de los cómics, la sociedad japonesa y los videojuegos. Twitter personal: @WishRosi

1 Trackback / Pingback

  1. El manga Durarara! licenciado en España - nueve

Deja un comentario