[Reseña] Blanco

Blanco (超戦闘犬 ブランカ, Chou Sento Inu Blanca) es un manga de dos tomos creado por Jiro Taniguchi, un amante de la naturaleza y de los perros, que esta vez ha hecho que uno de esos bichos de cuatro patas tan unidos a los humanos sea el protagonista de una historia repleta de bonitos paisajes.

Debido a que Blanco es un perro, éste no habla, pero tiene muy claro lo que quiere hacer en cada momento, cuál es el propósito de su viaje desde Rusia hasta Nueva York, pasando por el estrecho de Bering y atravesando Alaska hasta llegar a Canadá y de ahí a su destino. Es un peregrinaje de tantos kilómetros y con un clima tan poco propicio, que parecería imposible que el animal pudiera cumplir con su meta, pero no se trata de un perro cualquiera, tal y como nos hacen ver los humanos que lo buscan y de los que no quedan demasiado claras sus intenciones inicialmente, aunque se ve que no son pacíficas y bondadosas.

Las supersticiones y la ciencia se mezclan en una historia de superación en la que se menciona la obra Colmillo Blanco, al que se parece en algunos aspectos como el color de su pelaje, que es capaz de liderar una manada de lobos o que tiene un instinto de supervivencia tan desarrollado que es capaz de sobrevivir en situaciones extremas.

La musculatura de Blanco y su entrenamiento especial, dejarán boquiabiertos a todos los que se lo encuentren, olvidando en algunos casos que detrás de esa mandíbula mortífera, se encuentra un cariñoso perro que sólo quiere amor.

Los dos tomos relatan cómo es Blanco, por qué dificultades pasa y si logra cumplir con lo que busca o se queda a mitad de camino y lo hacen con un dibujo excelente en el que incluso en viñetas de paisajes nevados con un perro del mismo color, destacan tanto los caminos de la montaña, como las formas de éste.

Aunque la historia queda cerrada y es una obra que satisface con creces, existe una secuela, Blanco II o El perro de los dioses (神の犬, ブランカII) que no está editada en nuestro país y dado que Blanco no ha vendido demasiado bien, no tiene pinta de que vaya a salir a corto plazo, aunque los caminos del manga son inescrutables. Por lo pronto, si no queréis enfrascaros en un manga largo, podéis probar con Blanco si queréis tener unas pequeñas dosis de geografía con un protagonista canino, ya que son dos tomos muy interesantes con un toque de fantasía y locura.

Sobre Rosi Ortega 355 Artículos
Apasionada de los cómics, la sociedad japonesa y los videojuegos. Twitter personal: @WishRosi

Sé el primero en comentar

Deja un comentario