[Crítica] Dragon Ball -saga del ejército de la Red Ribbon-

Dragon_Ball_Red_Ribbon-84

Tras el XXI torneo de Artes Marciales, y como ya se os había anticipado, Goku se marcha en solitario con la esperanza de recuperar la bola del dragón del cuatro estrellas, esa que le fue dejada por su abuelo Gohan, un ancianito muy alegre que se lo encontró de bebé y lo cuidó en su casa, convirtiéndose además en el primer maestro que este joven niño con cola de mono llegó a tener. El segundo y la tercero de los packs (Dragon Box) de Selecta Visión incluyen justo la saga en la que Goku busca como loco esa bola del dragón, hasta que decide cambiar sus planes y combatir al temido ejército de la cinta roja o el ejercito de la Red Ribbon y he decidido hablar de ella en una sola entrada, sin dividirlo en dos partes aunque en los DVD sí venga en dos fascículos diferentes.

Dragon_Ball_Red_Ribbon-23Lo que Goku se pensaba que sería una aventurilla sin grandes quebraderos de cabeza, ya que si en el pasado se había conseguido hacer con las bolas del dragón cruzándose con gente que no le suponía ningún desafío a estas alturas tras su entrenamiento con Mutenroshi y toda la fuerza adquirida en el torneo, al final se complica y es que él no sabía que el General Red, líder del temido ejército de la cinta roja, estaba interesado en hacerse con ellas, por lo que terminarían chocándose al buscar lo mismo. Entre tanto, y aunque Yamcha ya tenía su deseo concedido y tenía a Bulma como novia y anulándose también así lo que esa genio loca quiso en su momento al emprender su viaje, todavía quedaba un pequeño bufón con ganas de hacerse el amo del mundo: Pilaf, que volverá a hacernos reír sin parar, demostrando que no hace falta ser poderoso para ser un villano memorable.

Dragon_Ball_Red_Ribbon-76Comenzando la saga con unos capítulos tranquilos en los que se ve un poco el desenlace de algunas historias abiertas con personajes a los que conocimos durante el XXI Torneo de las Artes Marciales, se da paso enseguida a los nuevos enemigos de Goku contra los que, en teoría, no debería ser capaz de hacer nada, pero a los que va venciendo uno a uno, con bastante esfuerzo, pero sin miedo y además convirtiéndose cada vez en un chico más fuerte y confiado.

Dragon_Ball_Red_Ribbon-74El afán de superación de Goku unido a su enorme bondad, a sus capacidades como luchador y a su arrojo a la hora de buscar la bola de su abuelo son virtudes importantes y vitales dentro de un personaje protagonista de un shonen tan divertido como éste, pero sin su inocencia y esa cabeza hueca a la que en ocasiones se le enciende la bombilla, Dragon Ball no sería tan entrañable. Lo mejor de esta saga no es solo que Goku consiga vencer él solo a todo un ejército, pasando por distintos enemigos fortísimos que responden al nombre de un color como si se tratase de una serie de sentai en la que, como siempre, el líder es el rojo (Red) aunque el auténticamente malo y poderoso termine siendo Black que, de hecho, en los sentai suele ser su rival, pero aquí, como contraste de todo, tenemos que Goku también es rojo, como va marcado por el uniforme que le fue entregado por su segundo maestro (Duende Tortuga o Mutenroshi). Lo mejor tampoco es su humor sin igual, en ocasiones bastante bruto, ni tampoco lo es el que haya un par de capítulos que transcurren en la Villa Pingüino de Doctor Slump (otra serie de lo más popular del mismo autor de Dragon Ball) y desde luego lo más intenso tampoco es el hecho de que aparezca el tercer maestro de Goku (Karin, de la torre sagrada), sino que la suma de todo, junto con el hecho que Goku necesite finalmente reunir las siete bolas del dragón por una causa noble, son lo que convierten a esta saga en algo tan increíblemente divertido, entretenido y apasionante de ver, incluso más de dos décadas después de que Toei la animara.

Dragon_Ball_Red_Ribbon-57Una vez conocida la personalidad de Goku en la anterior saga,  en ésta ya queda más claro que aunque sus amigos siempre vayan a estar ahí en mayor o menor medida, él solito es lo suficientemente capaz como para enfrentarse a cualquier peligro y recaerá sobre él, sin duda, el peso de la serie, convirtiéndose una y otra vez en el salvador desde el mismo momento en el que nos demuestra cómo puede vencer a todo tipo de enemigos, e incluso a un legendario asesino después de batir el récord en cuanto a terminar el entrenamiento de ese gato que regenta la torre desde la que procede su nube voladora, esa Kinton que recibió de Mutenroshi tras ayudar a su tortuga marina.

Estos dos packs están medidos al milímetro para que la saga justo quede cerrada en el último capítulo de la Dragon Box 3, comenzando así en la siguiente con la de Uranai Baba, la adivina que es además hermana de Mutenroshi y con la que nos aguarda más de una sorpresa dentro de aquello que deberán cumplir Goku y sus camaradas para que se les informe de dónde está la bola del dragón que le falta al pequeño niño-mono por reunir para que Shenron conceda el deseo que tiene.

Para que os entre un ataque de nostalgia, por si no os ha llegado con el texto, o para que os animéis a ver esta serie de una vez por todas, os dejo algunas capturas de pantalla de esta saga de la cinta roja para la que incluso se creó una canción de cierre para el capítulo en el que Goku se iba a colar en el cuartel general para armar una buena escabechina.

Sobre Rosi Ortega 355 Artículos
Apasionada de los cómics, la sociedad japonesa y los videojuegos. Twitter personal: @WishRosi

2 Trackbacks / Pingbacks

  1. Crónica del Salón del Manga de Barcelona - nueve
  2. [Reseña] Nekomajin - nueve

Deja un comentario