(Crítica) Blood-C

Blood-C-cabecera

 Aprovechando que fue la Japan Weekend hace nada (de la que hablaré otro día) y tirando de ofertillas varias, me pillé la serie de Blood-C en BD que le tenía bastantes ganas y me apetecía ver un shonen con hostias que no fuera eterno, así que una serie de una docena de capítulos era lo suyo.

Ya en su momento vi Blood: the last vampire (peliculón) y tengo a medias Blood+, pero no termina de engancharme de todo porque es algo lenta y está llena de momentos  de relleno, aunque quizás cuando me acerque al final se ponga la cosa más interesante, o eso espero. Pero los vampiros siempre me han molado y el personaje de Saya (la protagonista) me parece de lo más interesante y me mola saber cómo es en cada una de sus obras, y de ahí que me tirara a por esta serie licenciada por Selecta en nuestro país y que nos ha llegado con un muy buen doblaje con el que me he partido en las canciones de la protagonista (gallos incluidos). Vale, reconozco que también me llamaban mucho los diseños de las Clamp, aunque sigan siendo un tanto exagerados sus esbeltísimos cuerpos de personajes que deben de medir como tres metros (más de dos solo de pierna) con una delgadez extrema y unos pechos de lo más voluptuosos en las féminas que, por alguna razón, no terminan más encorvadas que Quasimodo.

Blood-C - 07Blood-C es un anime de Production I.G. con una animación bastante buena, especialmente en las peleas, que aunque suelen relegadas para el final de los 8 primeros capítulos, porque todo lo demás es de socialización de Saya con el resto de habitantes del pueblo, ya llega bien y además todo eso no serán chorradas insulsas, sino que serán momentos bastante divertidillos, con mucho toque de Clamp más que reconocible por los fans de sus series y hasta con guiños a xxxHOLiC con Kimihiro Watanuki por ahí contando cosas de su serie y de la tienda de la bruja Yuuko.

Lo que más me ha gustado, es la caja de sorpresas que contiene esta serie dentro de sí, ya que aunque algunas cosas me las esperaba, hay otras con las que he flipado bastante y además había mucho gore -que es algo que siempre mola en las series de acción- y bastante crueldad, engaños, traiciones…

Blood-C - 09Aunque al pensar en Blood a uno se le vengan a la cabeza los vampiros, en esta serie los seres a los que tiene que matar la poderosa y ágil Saya son bichos de lo más feos a los que llaman Antiguos, pero por lo demás, es lo mismo e incluso salen flashbacks cortitos de la película de vez en cuando.

Algo que me llamaba mucho la atención es que Saya, siendo tan hábil, tan buena luchadora y teniendo sus poderes especiales llevara gafas. En serio, se me hacía raro una fuera de serie con tanta fuerza, poderes regenerativos y una velocidad fuera de serie que fuera miope, aunque como una vez más es una chica sin recuerdos, también llegué a pensar que llevaba las gafas sin necesitarlas porque un buen día se las había puesto alguien o ella misma sin pensarlo siquiera. No me diréis que no es curioso que un protagonista de un shonen tengan problemas de vista, suelen ser tan “superclase” que todos sus sentidos están superdesarrollados, aunque muchos pecan de tener serrín en la cabeza para darles comicidad y ése, sin embargo, no es el caso de Saya que, dentro de lo que cabe, es una chica normal.

Blood-C-6Cada vez que terminaba un capítulo me quedaba con ganas del siguiente, la intensidad no dejaba de crecer e incluso era facilísimo encariñarse con los personajes secundarios… por más que uno se oliera que después podrían morir. Lo más feo de todo es el traje del instituto, pero hasta eso tiene su explicación.

La verdad es que la historia de Blood-C estaba guay y me ha dejado con ganas de esa película que sacarán los de Selecta para el mes que viene, con la que supongo que se cerrará de todo lo que precisamente ha quedado abierto en esta serie en la que han derrochado en sangre y desmembramientos y con la que tanto he disfrutado por sus danzas de espadas y los sesos esparcidos por el suelo según Saya se curaba de su amnesia parcialmente para volver a quedar atrapada en ella hasta conseguir despertar del todo.

Ahora mi gran pregunta es, ¿se seguirá explotando Blood? Y en caso de que así sea, ¿molará? Porque la verdad es que uno puede crear tantas líneas como quiera con diferentes Saya en ellas y, por tanto, cada una tendría su historia, que siempre que esté bien hecho, a mí no me importaría en absoluto.

Sobre Rosi Ortega 351 Artículos
Apasionada de los cómics, la sociedad japonesa y los videojuegos. Twitter personal: @WishRosi

2 Comments

  1. Le tengo también yo ganas a esta Saya, me ha gustado casi todo lo que ha salido de Blood, si quitamos la peli de darne y hueso XDDDD

    Aunque el tema de las Clamp me ha tirado siempre para atrás, no puedo con estas chicas, lo siento XDDDD

    A ver cuándo le hago hueco y me la veo :p

    Nos vemos ñ_ñ

    • ¡Hey, Dani!

      Creo que la serie te molaría bastante. Hace años a Moi le pasaba lo mismo con las Clamp, pero fue ponerse a leer unas cuantas cosas que tenía yo por casa y terminarse enganchando cosa mala a sus obras sin cerrar y que puede que nunca lleguen a tener un final. xD

      Los Live Action por lo general son un truño casi todos, hay pocos que se salven, por eso yo suelo mantenerme bastante alejada.

1 Trackback / Pingback

  1. (Crítica) Blood-C The Last Dark - nueve

Deja un comentario