(Tebeos históricos) Rompetechos

001_small

Con la periodicidad habitual, vuelvo a la carga con un nuevo episodio de Tebeos Históricos, mi sección favorita del blog en la que cada dos domingos vengo con una nueva recomendación para todos aquellos que quieran echarle un ojo a los tebeos citados o para que otros recuerden algo que pudieran tener olvidado de cuando los leían si es que hace mucho tiempo de eso. A mí me encanta releer cosas que me gustan, para tenerlas lo más frescas posible en mi cabeza, pero al mismo tiempo, también me pierden las cosas nuevas, es que es tan duro esto de tener tiempo limitado para todo con tanta afición que satisfacer, ¿verdad?

Hoy me apetecía hablar de un tebeo de Ibáñez, pero todavía no del más popular de los suyos (aunque creo que prácticamente todo lo que lleva su firma es conocidísimo por gente que ni siquiera se considera aficionada a los cómics) así que he pensado que estaría bien hacerlo de Rompetechos, un personaje de lo más carismático y divertido que también marcó una parte de mi infancia como pudieron hacerlo Zipi y Zape o Domingón.

bandicam 2012-12-30 18-59-50-350Rompetechos es el protagonista del tebeo al que da nombre y al contrario de otros tantos que nacieron en los años 60, éste no es un pillo, ni un cenizo con una espectacular puntería para atraer la mala suerte. Continuamente recibirá palos y tendrá la culpa, pero él no será consciente de nada de eso, ya que siempre irá con buenas intenciones en todo lo que haga y sus problemas en la vista serán los que le jueguen malas pasadas aunque este pobre personaje no cree estar tan cegato y cree que tiene una simple miopía más que arreglada con sus anteojos, como tanta otra gente que lleva gafas para arreglar sus problemas visuales.

Tampoco es que este señor bajito esté completamente ciego, pero si lo suficiente como para confundir a un cerdo con un guardia, hablarle a una pared creyendo que hay una señora o leer incontables letreros y carteles de manera errónea, llevándole todos ellos a realizar actividades de lo más extrañas por ayudar a gente que no lo necesita, por entretenerse un poco o por ganar un dinerillo extra, que a nadie le viene mal.

bandicam 2012-12-30 19-00-28-751

 Las historietas, siempre cortas, autoconclusivas y en clave de humor se han publicado en varias revistas y álbumes, aunque yo reconozco que no tengo ningún tomo recopilatorio, ni siquiera el que salió en quioscos, sino que entre mis centenares de revistas están por ahí, donde toca.

Rompetechos es uno de los personajes favoritos de su “padre” que siempre asegura que le tiene un cariño especial a este inocente hombrecillo de mediana edad con una calva prominente y sus tres pelos, si descontamos los que tiene sobre las orejas y su bigotillo.

Puede que con el cansancio o en días en los que uno lee lo que no pone en carteles (incluso en twits) todos hayamos sido alguna vez un poco Rompetechos, pero mientras no vayamos disculpándonos con las farolas por chocar con ellas o confundiendo a un gato callejero con un buzón de correos, todo irá bien.

Los chistes que hay en el tebeo son simplones, pero efectivos, del más puro estilo de Ibáñez, por lo que creo que no hace falta contar más, a todos os será familiar qué pasa cuando uno pisa el cemento fresco de secado rápido o la mala leche que puede tener un gendarme al que además has estado molestando sin parar aunque sea por accidente.

Si queréis echaros unas risas para acabar bien el año, siempre podéis leer a Rompetechos. Dicen que reírse de las desgracias ajenas de los personajes ficticios es una de los pequeños placeres del mundo, no os lo neguéis.

Sobre Rosi Ortega 350 Artículos
Apasionada de los cómics, la sociedad japonesa y los videojuegos. Twitter personal: @WishRosi

Sé el primero en comentar

Deja un comentario