(Tebeos históricos) Domingón

domingon-ddt

Tras estrenar la sección de Tebeos históricos con el nacimiento del blog y nada menos que con mis gemelos predilectos, toca seguir con más recomendaciones que me gustaría hacer y como precisamente los domingos son, por lo general, un buen día para descansar y dedicar a la lectura, quiero veros por aquí fichando un domingo sí y otro no para que no os perdáis “Tebeos históricos”, lo cual no quiere decir que no debáis entrar mucho más a menudo en el blog, ya que cada día vamos actualizando con cositas que podrían interesaros.

Como ya he dicho antes que el domingo es un día idóneo (menos para los que piensen que es pre-lunes y estén deprimidos de antemano) para culturizarse y estar relajado, o para irse de picnic al campo, qué mejor que hablaros hoy de Domingón, un tebeo de Gosset de finales de los años 60 que se publicó en la revista DDT y cuya obra podéis encontrar (con un poco de suerte) además de en esas revistas junto con otros tantos tebeos, en un tomo de Olé ahí recopiladita.

domingon-4Domingón es un personaje que da nombre a sus historietas y que, aunque mencione cosas de entre semana, parece que realmente solo viva en domingo y que sea la personificación de ese día de la semana. Atado a los domingos, haciéndose siempre el remolón a la hora de levantarse de la cama y disfrutando de esos cinco minutos más cuando no están de obras justo en la casa de al lado o a alguien le da por molestarle, nos mostrará lo contento que  está por la mañana por poder aprovechar el día para descansar y hacer todas esas cosas que ha dejado aparcadas por falta de tiempo o ganas.

¿Que toca colgar un cuadro? Claramente, el día escogido es este. Igual que para ir a la playa, dormir cual marmota o ponerse a leer tranquilamente en el sofá.

Es un personaje de lo más vago, que vive solo y que no tiene amigos con los que charlar o realizar actividades, pero no le importa en absoluto porque es un alma solitaria que lo único que quiere es disfrutar lo máximo posible de sus queridos domingos aunque su ineptitud ligada a la mala suerte siempre terminan jugándole malas pasadas ya que si lograra hacer todo sin contratiempos, esta historieta sería de lo más aburrida, ya que nadie quiere ver cómo un hombre de lo más normal, hace cosas de lo más corrientes al más puro estilo de lo que se conoce como “slice of life” y que, aunque tiene su público, es desde luego al del humor.

domingon-playaComo en cualquier otro tebeo de la época, la censura era más que temida y por tanto, el humor es de lo más inocente sin que haya palabras malsonantes o se haga ningún tipo de referencia a políticos, a la iglesia o a cualquier otra cosa que pudiera implicar  problemas al autor o a la editorial. También, aunque se vaya al chiste fácil y en muchas ocasiones a partir de tópicos (que tan bien funcionaban y para muchos lo siguen haciendo), el personaje es bastante encantador por su torpeza y su manera sin igual de terminar fastidiando su día favorito de la semana, y que ni con esas pierda su alegría y sus ganas de volver a tener nuevos planes para el siguiente domingo.

Como las historias siempre son cortas, de una sola página, no da tiempo tampoco a crear historias complejas con un argumento de lo más sólido, porque estaban pensadas para que quienes compraran la revista, disfrutaran de la lectura aunque no fueran lectores habituales que se hicieran con todos los números y simplemente fueran al quiosco de vez en cuando. Además, a la mayoría de lectores les gustaba más encontrar algo nuevo cada vez, porque para seguir series ya tenían otras más aventureras que solían estar en las páginas centrales y que solían ocupar siempre de dos páginas para arriba, todo lo que se pudiera, como por ejemplo con las más que conocidas series de El Jabato o El Capitán Trueno.

domingón-0Yo siempre he preferido mucho más el formato que se utilizaba en las historietas de humor- y además tenía la suerte de que eran la mayoría-. Es cierto que muchas de ellas se movían sobre lo mismo, pero cada autor le daba su toque característico a partir de su estilo de dibujo o su manera de contar las cosas o de saberlo adaptar en las viñetas, porque tampoco es lo mismo plasmarte algo en dos viñetas que en una o que el bruto de turno le pegue un golpetazo al protagonista -por más que te lo vieras venir- cambia de una serie para otra sin importar que sea un recurso de los más utilizados y que todo el mundo reconozca en su memoria “tebeística”.

No hay cientos de miles de historietas de Domingón, ni es demasiado fácil encontrarlas, pero si os pica la curiosidad y buscáis bien, seguro que podéis haceros con algunas revistas DDT o incluso encontrar el tomo de Olé que os he comentado antes, porque es un personaje con el que es muy fácil que simpaticéis ya que a ver quién no se ha dejado nada nunca para el domingo o quién no ha pensado que aprovecharía el día para dormir más o para ir al cine a ver ese nuevo estreno que tanto le llama la atención.

 

Sobre Rosi Ortega 349 Artículos
Apasionada de los cómics, la sociedad japonesa y los videojuegos. Twitter personal: @WishRosi

2 Trackbacks / Pingbacks

  1. (Tebeos históricos) Rompetechos - nueve
  2. (Tebeos históricos) Roquita - nueve

Deja un comentario