(Crítica) Sankarea

sankarea cabecera crítica

 

No suelo verme series sin tener ni idea de qué son, pero Sankarea fue una excepción. Vi una imagen, me gustó el dibujo del diseño de Rea y me dije que adelante, arrastrando además a alguien más conmigo.

Ahora que están tan de moda los zombies, en cuanto que supe que este anime (adaptado de un manga homónimo de Hattori Mitsuru) trataba sobre ellos, me picó enormemente la curiosidad porque me parecían todo personajes con cara de no haber roto un plato y desde luego no me imaginaba a ninguno de ellos corriendo con los brazos por delante y pidiendo sesos para comer a todas horas. Los infectados de Resident Evil, vale, los zombies de Walking Dead, también, pero porque ya se les ve que están amargados y pudriéndose.

sankarea 2No voy a marear mucho con el tema de los zombies, ni a comparar Sankarea con ninguna serie o manga en los que aparezcan no-muertos porque en realidad, el que aquí por cuestiones de la vida (o de la muerte) haya dos zombies desde prácticamente el principio de la serie no supone un peligro real para nadie, todo el mundo continuaá con sus vidas de la misma forma que antes, salvo por Chihiro Furuya, un apasionado del mundo zombie que verá cumplidos sus sueños húmedos de compartir techos con una chica zombie que, según él, son las únicas que le interesan, al más puro estilo de aquellos otaku que aseguran que no hay nada mejor que una chica en 2D y que las del mundo real les dan miedo.

La serie empieza muy bien, con un gatito adorable al que la familia de Furuya quiere mucho aunque sea callejero y con un chico divertido que está un pelín obsesionado con su hobby. Continúa bastante interesante una vez que aparece en escena Rea y con la transformación de esta y del gato en zombies tras, por supuesto, haber muerto cada uno por una causa diferente, pero siendo accidentes en ambos casos. A partir de ahí hay altibajos entre escenas y capítulos que están bien y otros que hacen que todo vaya avanzando a un ritmo lento o que incluso se estanque, llegando a tener episodios de relleno que al menos son graciosetes o que profundizan en algo que pueda ser interesante, pero también habiendo un capítulo a nada del final (de una serie cortita de 12 capítulos, ojo) que parte por la mitad algo importante, para dejarte tirado sin razón alguna hasta la siguiente semana que se continúa como si nada. A mí, ese capítulo en concreto me mató más que lo que pueden hacerlo 10 minutos de anuncios en la tele para tres de película que puedan quedar.

hermanita Sankarea ChihiroSankarea es una serie entretenida, que podría molar mucho si los capítulos que tiene fueran más intensos y, sobre todo, si no tuviera unos cuantos de relleno. Su historia es divertida y triste a la vez, dependiendo del momento, los personajes también tienen su gracia y su trasfondo, aunque quizás se eche más en falta conocer mejor a algunos de ellos, pero al ser secundarios, harían falta más capítulos o que sucediera algo importante para que tuvieran sus minutos de gloria sin que fuera verlos tontamente contando historias de terror o paseando por el jardín.

Para los fans del ecchi está bastante bien, hay fanservice a cada nada e incluso hay un personaje en concreto al que yo he apodado “la chica fanservice” porque cada vez que aparece la animación pasa a ser para ver claramente sus enormes tetas botar, de qué color lleva las bragas y demás detalles puestos para mostrar sus curvas e insinuar el desnudo gracias a su ropa tan ajustada y las posturas en las que ella se pone al andar gesticulando tanto o moviéndose sin parar debido a su hiperactividad y al amor que siente por el protagonista, el cual no se entera, así como tampoco sabe que en realidad está en medio de un triángulo amoroso, porque Rea también está por él aunque, al contrario de la anterior chavala, ella nunca se lo diría porque es tímida, aunque sin llegar a ser tsundere.

Si os gustan los zombies, no veáis Sankarea por ellos, ya que no desempeñarán un papel propiamente de zombie los dos que hay, ya que el gato sigue yendo por libre y haciendo cosas de felino y Rea no quiere más que ser una chica normal, algo que nunca antes había podido ser debido a su familia que se pasaba de estricta y de maniática y traían a esta alegre chica por la calle de la amargura. Si véis Sankarea que sea por ver una comedia romántica con un dibujo que en muchas ocasiones sorprende y un opening de lo más bonito. Luego no digáis que no os he avisado.