(Crítica) Paperman

Junto con la película de Rompe Ralph -que se estrenará próximamente en las salas de cine- se incluye un cortometraje al principio llamado Paperman que si bien no tiene nada que ver con los videojuegos como sí hace el largometraje que viene después, sí tiene cierto parecido en su nombre con Paperboy, un juego de un repartidor de periódicos que salió en 1984 para Atari y que no deja de ser una curiosidad.

Paperman es un corto hecho con animación tradicional en blanco y negro y en mudo. Bueno, tiene música -¡y qué música!-, pero los personajes no hablarán jamás y todo será a base de gesticulaciones y escenas de lo más vibrantes y sencillas para contarnos una historia de un encuentro, posiblemente del más importante en la vida de Paperman, un hombre que por una pequeña ventolera puede olvidarse por un día de su rutinaria vida de oficinista haciendo un trabajo de lo más automático y aburrido, para dejarse llevar por los impulsos de su corazón con la ayuda, y la magia, del papel.

Con la dirección a cargo de John Kahrs, que hasta ahora había sido animador de buena parte de las películas de Pixar (Bolt, Los increíbles, Monstruos S.A.) Paperman no es solo el aperitivo de lo que está por llegar después, no es un calentamiento antes de lo bueno, ya que es genial en sí mismo. Es una obra en la que se mezclan el deseo con el luchar por conseguir lo que uno anhela y con una pizca de magia como concedida por nuestro ángel de la guarda tras darse cuenta que está merecida, que uno se ha esforzado lo suficiente por esa pequeña ayuda.

Sin duda estamos ante un corto muy intenso con el que al menos yo he estado completamente atenta sin poder ni pestañear y se me iban poniendo los pelos de punta según todo llegaba a su final con el vertiginoso ritmo de la música acompañando a nuestro protagonista por las calles de Nueva York. Si entráis tarde a la sala y os perdéis el corto, no os quedará otra que comprar el DVD o BD y buscarlo de la carpeta de extras donde seguro que está aguardando, porque es una de esas pequeñas joyitas de la animación que nadie debería perderse y es que en muchas ocasiones sobran las palabras, como se demuestra en este trabajo en el que no se habla en ningún momento porque no es necesario en absoluto hacerlo.

 

Sobre Rosi Ortega 351 Artículos
Apasionada de los cómics, la sociedad japonesa y los videojuegos. Twitter personal: @WishRosi

2 Trackbacks / Pingbacks

  1. The Blue Umbrella será un corto que acompañará la nueva película Monsters University - nueve
  2. Brave y Paperman se hacen con los Oscar de animación - nueve

Deja un comentario